Viernes, 06 Noviembre 2020 11:10

Aspectos fundamentales a tener en cuenta en el IoT Destacado

Valora este artículo
(1 Voto)

Cuando alguien no familiarizado en el tema del Internet of Things, o Internet de las cosas, en español, piensa en incorporar pequeñas automatizaciones IoT en su casa u oficina, los principales objetivos que se suelen tener son:

- Que el "cacharro" sea lo más barato posible

- Que visualmente sea lo más estético posible.

Al menos es la impresión que yo tengo y... creo que los fabricantes así también lo interpretan, "recogen el guante" y eso origina que a día de hoy tengamos un mercado completamente saturado de dispositivos, muy bonitos, con APPS muy bonitas también, pero que con tal de cumplir con el objetivo de tener el precio más bajo posible, reducen costes a base de eliminar prestaciones o a reducir calidades, con el agravante de que cuando compramos uno de estos dispositivos, al no ser que le pongamos nuestro propio software (en algunos, puede hacerse), dependemos de que el fabricante siga desarrollando el producto y vaya enviando actualizaciones de seguridad periódicamente.

Veamos más detalladamente cuales son los trucos para que los precios sean tan reducidos y qué consideraciones debemos tener en cuenta antes de decantarnos por una solución u otra:

Algunos fabricantes escatiman en factores clave

La durabilidad de los componentes

No es un secreto, ni pillará a nadie por sorpresa el concepto de obsolescencia programada, sin embargo, algunos ensambladores utilizan piezas de tan mala calidad, que incluso haciendo un buen uso de los dispositivos, éstos no llegan ni siquiera a durar el periodo de garantía. 

Los fabricantes saben eso, pero también saben que los consumidores se han vuelto muy perezosos y en una grandísima proporción, prefieren renunciar a sus derechos como cliente y comprar un nuevo producto en lugar de reclamar al fabricante una solución. El argumento que este tipo de usuario suele esgrimir es: "Para lo que me ha costado, pierdo más con el tiempo de reclamar que comprando otro"

Eso a su vez, provoca que los fabricantes construyan dispositivos de calidad todavía menor.. pero eso ya es otro tema.

Un libro muy interesante que habla en profundidad acerca de todo esto es Internet de las cosas, transformación digital de la sociedad de Manuel López i Seuba. El autor, hace un análisis detallado acerca de cómo hemos llegado hasta aquí así como los ámbitos de nuestra vida que ésta tecnología va a cambiar para siempre.

No existe una intención REAL de perdurar en el tiempo

Cuando alguien compra una tostadora, obtiene un producto, está claro, pero cuando alguien adquiere un dispositivo, que para funcionar, necesita conexión a internet, no está comprando un producto "tradicional", sino que está comprando lo que podríamos llamar un producto compuesto.

Este producto compuesto lo forma la parte física, (lo que vemos) y por otro lado el servicio necesario para que la parte que vemos, haga lo que se supone que debe hacer.

Tenemos que tener muy claro, que los dispositivos IoT no son verdaderamente dispositivos inteligentes, son circuitos electrónicos de mayor o menor complejidad que están diseñados para ejecutar una acción determinada, y esa "orden" se procesa mayoritariamente desde un servidor, normalmente, el del fabricante.

Se crea por lo tanto una dependencia, puesto que para que el dispositivo funcione, el fabricante tiene que seguir manteniendo ese soporte a distancia, si el fabricante por el motivo que sea, interrumpe ese soporte, automáticamente pierdes el servicio y por lo tanto tu producto deja de tener funcionalidad.

Como se decía más arriba, los fabricantes de dispositivos, tienen la casi obsesión de tener el precio más bajo para captar esas ventas, pero eso es peligroso para el consumidor puesto que si el fabricante, vende a un precio inferior al coste de producción del producto + el coste del servicio por la vida útil del producto, puede ser que venda muchísimos miles de dispositivos, pero si quiebra, en muchos casos ningún otro fabricante se hace cargo de todos esos miles de usuarios huérfanos.

Y no por que el resto de fabricantes sean unos insolidarios, ¡nada de eso! Sino por la simple razón que eso puede suponer un coste muy grande en adaptación, ampliación y mantenimiento de sus propios servidores a cambio de posiblemente NADA ya que no se genera una fidelización del cliente en dispositivos de coste tan bajo. 

Han habido casos verdaderamente dramáticos donde personas que tenían literalmente su vivienda completamente domotizada, encontrarse con que de la noche a la mañana, nada funcionaba porque el fabricante en China había cerrado persiana.

No hay detrás un departamento suficiente de I+D

Otro de los factores, importantísimos en cualquier cosa conectada a internet, es la mejora contínua en la seguridad y en cómo se comunica nuestro dispositivo con la red.

Eso es así porque del otro extremo, hay un mercado, muy, pero que muy jugoso, de gente que busca hacerse con la monitorización de nuestros dispositivos o el control de los mismos directamente. Pero no sólo eso, sino que lo que se llama, un agujero de seguridad, puede ser utilizado también para acceder al resto de nuestra red wifi doméstica, en la que normalmente tenemos conectados varios dispositivos (teléfonos, tablets, ordenadores, televisiones, discos multimedia, otros dispositivos IoT, etc..) e intentar hacer el mayor daño posible.

No es una broma, hay gente que no tiene nada mejor que hacer que intentar hacer daño al prójimo, por eso es fundamental que el fabricante cuente con un equipo dedicado en exclusiva a buscar vulnerabilidades en su servicio y en cómo se comunican sus dispositivos para poner a disposición de los usuarios en la mayor brevedad posible las actualizaciones pertinentes.

Hace algunos años, en una charla con un buen amigo, experto en sistemas, me hizo la siguiente reflexión:

 "No existe nada que no pueda hackearse, ni aún desconectándolo de la red, ni aún llevándolo a un bunker secreto subterráneo, a decenas de metros de profundidad, metido dentro de una caja fuerte, dentro de una cámara acorazada, se volverá imposible de hackear, tan sólo tomará más o menos recursos. La clave está en determinar si merece la pena el esfuerzo." Xavier Ayerbe

 

Eliminación de elementos básicos

Ocurre en muchas ocasiones que a pesar de que los componentes sean buenos, que el fabricante sea solvente y el dispositivo sea seguro, nos encontramos con que no podemos hacer uso de nuestro dispositivo IoT ¿A que parece absurdo?, ¡pues ocurre!

Bombillas y lámparas carísimas, enchufes para controlar electrodomésticos, balastros para controlar encendidas etc.. ¡no son nada si te quedas sin internet en casa! y lo más gracioso es que a nivel de fabricación, en muchos casos, eso podría haberse resuelto con una diferencia de coste de producción de apenas unos céntimos, y esos ridículos céntimos hacen la gran diferencia si de repente tienes un problema con tu línea de internet. Me parece tan ridículo que en tantos casos no haya opción de contar con control "híbrido" que te permita seguir manteniendo el control de tu vivienda de forma convencional que no me cabe en la cabeza, de eso, también podría hablarse largo y tendido en otro artículo reflexión.

¿Que otros factores debemos vigilar?

El mercado del IoT es muy amplio y hay fabricantes que no escatiman en los componentes, tienen intención de permanecer en el mercado y además tienen tanto un buen departamento de I+D como buenos servidores capaces de soportar con soltura una demanda de servicios de todos sus clientes.

Eso podría ser una buena noticia, puesto que en precio, no se vendrían a alejar demasiado respecto a productos de calidad muy inferior.. sin embargo, este tipo de fabricantes, con lo que hacen negocio es limitando las funcionalidades básicas de sus dispositivos y ofreciendo a los clientes un servicio de suscripción para poder aprovechar todas las opciones de los dispositivos adquiridos. Es una práctica legal, que además se está extendiendo muchísimo, pero en mi opinión es una política poco ética y nada rentable para el usuario final.

Un fabricante que a mi me gusta mucho porque está bastante balanceado, es SonOff y sus SonOff Mini 

Mi conclusión

El IoT no está de ninguna manera en la categoría de la domótica auténtica, se pueden hacer cosas muy interesantes y tiene ventajas, desde luego, pero a la hora de adquirir cualquier dispositivo, éste debería darnos un mínimo de seguridad, que tenga una trayectoria detrás (desconfía de marcas que no conozca nadie), no vayas buscando el céntimo, valora las prestaciones que esperas de ese dispositivo por encima de si te va a costar 5 o 10 euros menos y busca, siempre que sea posible, que el dispositivo tenga una forma de accionarse mediante un control físico para no quedarte sin servicio ante una eventualidad. Si se cumplen todos estos requisitos, desde luego, el abanico de posibilidades se reduce mucho, pero si la tendencia fuera esa, los fabricantes competirían entre ellos al alza y no a ver quien es el que nos vende el producto de menor valor añadido. 

Comentarios  

Ana Guil Oliva
+1 #1 RegistradoAna Guil Oliva 14-11-2020 12:25
Muchas graciaz
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

canal de telegram de electromanitas

Mantente informado de una forma muy sencilla de TODAS LAS NOVEDADES

Últimos artículos

Contáctame

Si deseas más información, completa este formulario y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

captcha

Últimos comentarios

  • Averías frecuentes en interfonos ¿qué hacer?

  • Video portero WiFi Auta Free IP

    • Abel Hidalgo 07.03.2021 10:42
      RE: Video portero WiFi Auta Free IP
      Buenos días Ana! ¿Qué modelo de telefonillo es el que tienes montado? Un saludo y buen domingo!
       
    • Ana 07.03.2021 10:00
      Fermax
      Buenos días Mi interfono no me suena cuando me llaman y solo es el mío en toda la comunidad qué somos ...

Últimos Temas en el Foro

  • No hay mensajes para mostrar.
Popup Button